My Story

lunes, febrero 28, 2005

Torniquetes?

Hoy me levanté como cualquier otro día de las últimas semanas que he tenido que soportar; después de silenciar en despertador de mi teléfono y disfrutar de unos diez minutos más de sueño, el otro despertador que hay en mi cuarto entró en acción con su increíblemente agudo timbre despertándome como si me hubieran puesto encima un desfibrilador.

Imaginé que sería otro día común y corriente hasta que me tocó esperar el bus para llegar al hotel donde estoy haciendo las prácticas. Después de esperar un largo tiempo, finalmente me dí cuenta de que este día, no ibamos a tener servicio de transporte público en la gran mayoría de líneas de buses; el motivo era la huelga de los "buseteros", quienes seguramente estaban escondiéndose y ocultando sus vehículos en algún lugar de la ciudad.

Esto no me parece nada extraño; después de los sucesos de los últimos días, creo que es lo más lógico que los transportistas paralizen sus actividades para evitar mayores problemas con los manifestantes anti-torniquetes. Para aquellos que no estén al tanto de la situación aquí en Guayaquil, voy a hacer un breve resumen sobre este problema, que hoy comprometió a varios millares de personas que necesitaban movilizarse para llegar a sus lugares de trabajo o de estudios.

Desde hace ya un buen tiempo, los discapacitados y las personas de la tercera edad han protestado y han reclamado para que retiren a los tan famosos torniquetes de los buses. Estos dispositivos son usados para controlar la cantidad de usuarios que entran a determinado lugar (en este caso los buses), y por sus características representan un estorbo para este grupo de personas que está protestando contra la implementación de dicho mecanismo.

Desde hace cerca de una semana, varias decenas de protestantes se han congregado en la intersección de las avenidas 9 de Octubre y Quito para arrancar a la fuerza los torniquetes de las unidades de transporte urbano, lo cual, para mí, no deja de ser un salvaje acto de vandalismo, pues están destruyendo propiedad privada sin consentimiento de su dueño. En las imágenes de televisión y prensa, yo no veía exactamente jubilados y discapacitados participando directamente en la extracción de los torniquetes, y además no creo que estas personas sean capaces físicamente de cometer estos actos; observando más cuidadosamente las fotos y videos, se veían personas jóvenes en general destruyendo estos dispositivos y festejando cada vez que conseguían robar uno, mientras los conductores no podían hacer más que observar impotentes cómo semejantes actos eran cometidos.

Finalmente, hace unos 4 días, los transportistas de la provincia se comprometieron a ir reemplazando paulatinamente estos antiguos aparatos por nuevos sensores infrarojos que marcarán la cantidad de pasajeros que abordan el bus sin causar los estorbos que los torniquetes ocasionaban. Sin embargo, el violento retiro de torniquetes no cesó, y por este motivo las cooperativas de buses decidieron paralizar sus actividades para protegerse de estos actos vandálicos.

Y es así como el día de hoy, Guayaquil se quedó sin buses... pero esto no iba a impedir que la ciudadanía se movilizara a sus puestos de trabajo! Mientras los que estaban en posición de tomar un taxi, el resto de gente se conformó con las furgonetas y camionetas que hacían de lineas de transporte.

Personalmente apoyo el reemplazo de los torniquetes por sistemas más modernos con el mismo fin; sería bastante práctico y cómodo poder subirse a un bus con algunos paquetes sin ser estorbado por este antiguo sistema, pero estoy totalmente en contra de la extracción violenta de los mismos, ya que, en primer lugar estan destruyendo propiedad ajena, y en segundo lugar están retrasando a los pasajeros, ya que en algunos casos demoraron cerca de 20 minutos para sacar el dispositivo.

domingo, febrero 27, 2005

Mr. Books abre en Guayaquil


...se que a casi todos esto les es irrelevante o incluso inútil, pero para mi tiene cierta importancia.
Aparte del hecho de que es una librería que me gusta bastante por su ambiente y lo amplia que es su variedad de libros (en el Mr.Books de Quito incluso encontré libros en alemán), este lugar me trae bastantes recuerdos e imágenes a mi mente; bastantes relatos de amores y engaños que me han contado ocurrieron ahí, e incluso yo deposité alguna que otra ilusión la primera vez que entré al local en la capital.

Era en esa época donde algunos de mis sueños seguían vivos y yo seguía con ciertas esperanzas sobre una persona a la cual estimaba, y creo que todavía estimo, bastante. Era una amiga a quien podría describir como otra escritora, o poeta, o romántica, o soñadora; era del tipo de persona que disfrutaba de la lectura, una gran fuente de inspiración y conocimiento, pero no por eso olvidaba que tenía una vida física, aquí, en este mundo y es gracias a esto que lograba sobresalir entre la multitud... de todos modos, nada nunca habría funcionado.

Ella mismo me lo dijo alguna vez cuando me contaba sobre su amarre quien se iría de intercambio a Europa: "Amor de lejos, amor de pendejos". Y de alguna manera, es verdad; después de todo, ella estaba en Quito y yo aquí en Guayaquil; a lo mucho nos veríamos unas tres veces al año y ni aún con la tecnología actual podríamos acercarnos más, pero de todos modos la estimo mucho y considero una persona genial y brillante.

Así han pasado los meses, y aparentemente yo ya pertenezco al olvido, pues no estamos más en contacto.

Resulta que esa primera vez que entré a Mr. Books en Quito (ya con algunos meses de estar con un pie en alguna laguna mental en la cabeza de ella), a pesar de todo lo ocurrido y las escasas probabilidades de que nos encontraramos en "La casa de las palabras", una parte de mi ansiaba bastante encontrarme con ese rostro familiar una vez más, preguntarle como le había ido y conversar sobre la vida, el colegio, el amor, etc. y luego despedirme con un "Hasta Pronto", pero lastimosamente esto no ocurrio; aquella vez que fui a Mr. Books, solo me compré un libro ("The Da Vinci Code", bastante interesante el libro), y bueno, esto le dio sentido a mi visita a la librería.

En fin, no quiero entrar en más detalles sobre ese momento tan extraño, porque si llego a inspirarme realmente, este post no se terminaría nunca XP... bueno, Mr. Books finalmente ha abierto su sucursal en Guayaquil; ahora también tendremos acceso a otra buena librería ^_^

domingo, febrero 20, 2005

The SpongeBob SquarePants Movie

Esta pelicula, basada en la popular serie animada "Bob Esponja", me la vi hace más de una semana, pero recien he tenido tiempo para escribir mi comentario ahora... esque ahora que he comenzado a hacer algo asi como unas prácticas, no he tenido mucho tiempo que digamos... y desde el lunes se va a poner peor, porque voy a tener además de eso, clases de Francés.

Bueno, regresando al tema de este post, voy a escribir mi experiencia con la película de Bob Esponja. En esta película, nuestro rectangular amigo tiene que ir en busca de la corona de Neptuno para así salvar al restuarante Cangrejo Cascarudo, donde él trabaja, y a don Cangrejo, su codicioso jefe. La historia comienza así: El Cangrejo Cascarudo va a tener una sucursal, nada más ni nada menos que justo al lado de el actual restaurante, y como todo restaurante, va a necesitar un Gerente. Bob Esponja tiene todas las esperanzas de ocupar este puesto, pues ha sido el "empleado del mes" por los ultimos *pi*^n meses, y se prepara para lo que él cree que va a ser su numbramiento oficial como gerente del Cangrejo Cascarudo 2.

Sin embargo, para cuando llega el momento de anunciar al futuro gerente de la nueva sucursal, Don Cangrejo menciona a Calamardo. Bob esponja, todo deprimido y decepcionado se retira, no sin antes armar un gran desorden y destruir el lugar "accidentalmente". Al encontrarse con Patricio, este le sugiere segir con su plan de festejo en la heladeria, o mejor dicho, el club de los cacahuates. Ahi deciden tragarse con una buena cantidad de helado (que talvez tenía licor o algo por el estilo porque terminaron borrachos) y cantaron la canción del cacahuate: "Yo soy un cacahuate Sí, Eres un Cacahuate Sí, Somos Cacahuates Sí, Cacahuate Cacahuate Sí!".

Mientras esto ocurría, Plankton, el archienemigo de Don Cangrejo llevaba a cabo su malévolo plan para apoderarse de la receta secreta de la Cangreburguer; robó la corona del rey Neptuno y logró inculpar a don Cangrejo del crimen. Por este motivo, el desafortunado dueño del Cangrejo Cascarudo termina conjelado, dandole así la oportunidad a este pequeño enemigo de robar el secreto de las Cangreburguer. Para que el rey Neptuno no ejecute a Don Cangrejo y lo libere de su helada prisión, la corona debe ser devuelta: y ¿quién mejor que Bob Esponja y Patricio para ejecutar esta labor?

Es así como nuestro amarillo amigo va en busca de la corona con la ayuda de Patricio a un lugar muy tenebroso conocido como Shell City (una supuesta ciudad que resulta ser la tienda de un disecador de animales marinos). Mientras ellos van a recuperar este objeto, que no sirve más que para cubrir la calvicie del rey Neptuno, Plankton continúa con sus planes, que van más allá de apoderarse de la receta de una simple hamburguesa... él quiere apoderarse del mundo! Su ingenioso plan consistía en regalar "baldes" con sus hamburguesas, que los clientes usaban como gorros o cascos; en un determinado momento, el iba a activar estos aparentemene inocentes regalos, los cuales le permitía a Plankton poner a todos los ciudadanos de Fondo de Bikini a sus pies.

Mientras Patricio y Bob Esponja avanzaban por el desolado camino hacia Shell City, en la cabeza de Bob resuenan las palabras de Don Cangrejo en la ceremonia: "eres solo un chico..." Bob Esponja se acobarda y piensa en regresar hacia Fondo de Bikini, pero la hija del rey Neptuno, quien no es más que otra "cara de pescado", los persuadió a seguir su travesía dándoles un "bigote", que era sólo un pedazo de alga marina.

Después de enfrentarse a Dennis, el asesino que Plankton envió para impedir que cumplieran con su misión, Patricio y Bob son atrapados por un Buzo (más conocido como el cíclope que cuida Shell City), quien los lleva a su tienda y los prepara para una desecación instantánea bajo una lámpara. En esa escena se veían a estos dos personajes tendidos en una mesa, diciéndose el uno al otro lo que serían sus últimas palabras, y luego convirtiendose en una esponja de cocina y una estrella de mar seca respectivamente; en este momento no sabía si ponerme triste, o reirme por lo patética que resultaba esta escena... para acortar un poco lo que ocurre luego, voy a decirles que una lágrima de estos tipos causa un cortocircuito, lo cual activa los "sprinklers" (dispositivos anti incendios) de la tienda, humectándolos a ellos y a todos los animales inertes del lugar, los cuales se encargan de atacar al buzo mientros ellos escapaban con la corona.

Al llegar a la orilla del mar, se encuentran con el problema de que están muy lejos de Fondo de Bikini, y la "bolsa de vientos" (eso suena como esas bolsas que sirven para fingir flatulencias jajaja) que les dio la princesa del mar fue desperdiciada por el imbécil de Patricio, pero adivinen quién llega a rescatarlos: David Hasselhoff!!

El héroe de Baywatch decide llevarlos, a manera de lancha humana, hasta "encima" de Fondo de Bikini, y luego impulsarlos hacia el fondo con sus músculos (esta parte fue sinceramente estúpida). Ahí se encuentran con Plankton, quien usa a todos los ciudadanos de Fondo de Bikini, e incluso al rey Neptuno, para tratar de eliminar a Bob y a Patricio. En un final algo extraño, Bob Esponja se vuelve un rockero volador (aunque estaba colgado por cables), cantando la canción del cacahuate en versión rock y lanzando rayos desde su guitarra, destruyendo así los cascos de las personas... o debería decir peces. Nuevamente, un final feliz, como era de esperarse para una película para niños.

La película no fue la gran cosa; incluso los productores lo dijeron: "Es sólo algo para mantener ocupados a los fans." Aunque debo admitir que la película si tuvo sus momentos chistosos, aunque no por eso deja de ser totalmente estúpida.

Por otra parte, analizando la película desde un punto de vista más, dígamoslo así, profundo, hay varias cosas que podían confundir a los niños. En la película hay escenas en que patricio aparece despojado de su única prenda de vestir, su pantaloneta floreada (la cual está usando como paracaidas), y también hay una escena muy breve en la que se ven los glúteos (para que tanta formalidad... Nalga!) de Bob Esponja, aunque esta no me parece tan importante como la primera, que es más larga y es más "reveladora" jajaja; creo que estas imágenes pueden confundir un poco a los niños respecto a la sexualidad de los personajes...

Algo que se hizo bastante evidente fue el cierto grado de travestismo de Patricio, quien sale mostrando sus "piernas" en tacones altos cerca del final de la película (estoy casi 00% seguro que Patricio es... macho) y además se hizo alusión al consumo de alcohol, ya que después de una tarde y noche en el club de los cacahuates, estos personajes aparecieron como unos borrachos: desarreglados, mareados, balbuceantes y con unas ojeras enormes...

Dejando todo esto a un lado, podría sugerir a todos los fans de Bob Esponja y a los seres humanos comunes y corrientes que vayan a ver la película, porque sí es algo chistosa, pero si llevan niños, es bastante recomendable que algún adulto los acompañe; ya saben, por si acaso tengan preguntas... Jajajajaja

lunes, febrero 14, 2005

Valentine's Day!

So, it's Valentine's Day again, the day when love is in the air (besides pollen spores from all the flowers people send) and people are supposed to display their love to their significant others.

My day was pretty much normal: I had to wake up early as I have been doing for quite some time now, went to my practices at the hotel and in the afternoon I sat at home as usual. When I first woke up, I didn't even remember it was Valentine's Day until I arrived at my place and had a look at the newspaper: on the first page, there was a big headline about the celebrations that will take place today and another one about the flower shops who expect to sell all their stock.

The origins of St. Valentine's Day are believed to be more than 1700 years ago; the Emperor had banned marriage because he believed married men would not make good soldiers. However a priest called Valentine kept marrying couples secretly, and when the Caesar found out, he was obviously imprisoned (and probably beheaded or sent to some gladiator fight). Well, it seems that this priest died on February 14th of some year around 270 A.D. and therefore we celebrate Valentine's Day (although as every festivity we have, the date is not accurate, since it was made to be the same day as some other pagan celebration).

But what's the point of Valentine's Day? I mean, it is really nice to receive and give flowers, chocolates and gifts to the people you love, but is it really necessary to wait for February 14th to do something you can do the other 364 days of the whole year? If you really love someone, I'm sure you can tell that person that you really care and that what you feel is love all year long right?

You don't need to wait for some special day in the year to be romantic; besides giving out spontaneous gifts such as roses, love letters, chocolates or any other detail you can think of on a plain and common day during the year are definitely a lot more lovely and natural, and a lot sweeter than anything you might give during Valentine's Day, as in the worst case, it might seem forced or obligatory.

Although I strongly believe that you shouldn't wait for one day to tell that special someone you love her/him, I still think Valentine's Day is a really nice one. If you don't think so, just look at anyone who receives something, no matter how insignificant it might be, from their loved ones; their faces brighten up, they whistle or sing some stupid love song, they show everyone whatever they have received (trying to make others jealous) and they feel like the happiest people in the world.

Nonetheless, I haven't followed the tradition; Valentine's Day has been just another day for me. Maybe someday, when I find that someone, I'll do something special on this day... like I will every day of the year (if I can XP).

Well, I think I'll leave the "love" topic for some other posts.
Just remember people, it does not have to be Valentine's Day to express your feelings (but this day is somewhat of a "bonus" one) ^_^

Happy Valentine's Day to everyone!

sábado, febrero 12, 2005

National Treasure

...recien hoy tengo tiempo para volver a la computadora, sentarme tranquilamente y escribir... esta semana no he tenido nada de tiempo, y creo que en el siguiente mes solo voy a poder escribir los fines de semana, aunque eso no signifique que no vaya a poner posts nuevos.

Antes de comenzar oficialmente con la crítica de esta buena película que ví el otro domingo, me gustaría mencionar algunas cosas que ocurrieron a lo largo del viaje a Playas, como enviar SMS a mi amiga Ana, cuyo blog podrán conocer a través de mis links, pensar en comida y tratar de descansar jajaja...

Bueno, regresando al tema de "National Treasure" o "La leyenda del tesoro perdido" (el título en español quedó bien feo y además largo) voy a comenzar con que me gustó bastante la película. Este filme fue sobre Benjamin Franklin Gates (Nicolas Cage), perteneciente a una famlia de historiadores que estaban empeñados en encontrar un tesoro que supuestamente los masones y los caballeros templarios habían escondido en algún lugar de Estados Unidos, y naturalmente, la búsqueda de dicho tesoro. La película comienza en algún lugar bien al Norte, donde "Ben" estaba con su socio Ian (Sean Bean), los secuases de Ian, y Riley (Justin Bartha), el asistente de Ben. Ellos estaban tras la pista del barco "Charlotte" otra clave que los acercaría al tan codiciado tesoro. Ahí encuentran una pipa, que les da instrucciones de encontrar un mapa escondido en el reverso de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Ian, quien no es más que un criminal con mucho dinero, propone robar este tan importante (y tan bien resguardado) documento y analizarlo con químicos, lo cual lo arruinaría, y Gates no se lo iba a permitir, por lo cual se desató una discusión dentro de la bodega del Charlotte que terminó con la explosión del cargamento de pólvora que tenía. Ian creía que Gates y Riley habían muerto en la explosión, pero ellos lograron salvarse escondiéndose en la bodega de contrabando que tenía el barco.

Riley y Gates trataron de advertir a todas las autoridades (FBI, a la guardia nacional, etc.), pero todos los tomaron en broma, incluso la Dra. Chase (Diane Kruger), una importante historiadora y algo así como la directora del archivo histórico. En vista de lo ocurrido, deciden robar la declaración ellos para que Ian no lo consiga, pues él la iba a destruir por su inexistente experiencia en el manejo de documentos antiguos; después de todo, a Ian solo le interesaba el tesoro, así que no le importaba si a la final este valioso documento seguía en una pieza o no.

Después de un complicado plan, Ben y Riley consiguen el acta, y no sólo eso, también habían arrastrado a Abigail Chase (quien se tuvo que volver su ayudante a la fuerza), y habían conseguido tener a todo el FBI tras ellos, además de Ian, claro está. De esta manera, con el documento en sus manos, consiguieron revelar nuevas pistas, y tras seguir esta información hasta la torre donde se encontraba una importante campana. En este momento es que Ben es atrapado por la FBI, y Ian consigue la declaración, pero ellos sabían que de nada le iba a servir sin la información que sólo Ben y su equipo tenía.

Entonces no le quedó más opción a Ian que negociar con Ben, y es así como llegaron a una iglesia en las famosas calles de Broadway y Wallstreet. Es en este momento donde Ian toma la delantera atrapando a Riley, Abigail y al padre de Ben como rehenes. Luego de un camino tenebroso a través del subsuelo de la iglesia y una pista falsa con la que consiguen que Ian los deje solos, finalmente encuentran el tesoro, el cual donan a varios museos (claro que ellos reciben una buena suma de dinero por haberlo encontrado) y llevan a la FBI al falso escondite del tesoro al cual enviaron a Ian.

La película me pareció muy interesante y entretenida; hubo varias partes bastante chistosas que me agradaron mucho, y la historia en sí es bien simpática. Recomiendo esta película a cualquiera que quiera pasar un rato agradable en el cine, porque sinceramente, me parecío bastante buena la película, aunque si van con niños, talvez no entiendan sobre los masones y los templarios jaja.

lunes, febrero 07, 2005

Donde el Sol y el Mar se encuentran...

Como imaginarán al leer el título de este post, estuve en la playa... como una gran parte de Guayaquil que se volcó a los balnearios para disfrutar del feriado de carnaval. Por varios motivos, mi estadía en Playas, por invitación de un amigo, se limitó solo al fin de seman, aunque los afortunados que siguieron con el "tour", fueron a Salinas y se quedarán hasta el miércoles...
En fin, en este post voy a relatar un poco de lo que fue mi fin de semana playero.

El sábado comenzó el viaje desde la casa de mi amigo Oswaldo, el anfitrión, donde después de jugar por un largo tiempo Game Cube, almorzar, luego chater en internet con gente desconocida sobre cosas estúpidas mientras nos hacíamos pasar por otras pesonas, finalmente nos embarcamos con toda la tripulación y partimos hacia Playas. No éramos muchos: los padres de mi amigo, mi amigo, el primo de mi amigo, un amigo de mi amigo y naturalmente, yo. Los bastantes kilómetros que recorrimos fueron bastante calmados; ningún buitr... digo, vigilante nos detuvo para inspeccionarnos, no tuvimos problemas mecánicos ni nada similar. Estuvimos conversando básicamente sobre mujeres, principalmente sobre aquella que estuvo en varios titulares a lo largo del año pasado por distintas razones... y cuando ya nos aburrimos, todos tomamos una pequeña siesta (claro que los padres no estuvieron incluidos en las actividades hace un instante mencionadas, y mucho menos la parte de la siesta).

Llegamos bien tarde a la casa de Playas de Oswaldo, y después de repartir las habitaciones y dejar las cosas en su sitio, decidimos dar una vuelta por la playa en busca de "pan", el término en clave que habíamos tomado después de que nos detuvimos en una pandadería y que se refiere básicamente a tipas atractivas (ya pues somos unos muchachos jaja). Como tanto a mí como a un amigo se nos habían olvidado mis zapatillas/sandalias en Guayaquil, no nos quedó otra alternativa que ir con los zapatos deportivos hasta la playa (cruzar una calle + alrededor de 300 metros de caminata) y luego sacarnos los zapatos ahí.

A lo lejos, podíamos observar la puesta del Sol; un increíble paisaje, que fácilmente sería otro "momento Kodak"; un par de cortísimos minutos para los románticos o para cualquier persona simplemente una vista espectacular... una vista que ni siquiera un imbécil superdesarrollado de escasa materia cerebral con problemas sociales tirándoseme encima y torciendo incómodamente mi pulgar mientras trato de salvar mi único par de zapatos de las olas me arruinaría (no me refiero a Oswaldo, el es buen dato y sí, estoy de acuerdo, tengo amigos extraños). Es en momentos como este en que uno piensa: "Algunas personas siguen vivas solo por que es ilegal eliminarlos"... y bueno, también porque a veces no son tan malos.

Después de caminar una larga distancia prácticamete en vano porque no había "pan", regresamos a casa para arreglarnos e ir a la misa del domingo que la habían adelantado al sábado. Al llegar, nuestro comité de bienvenida estaba listo: cerca de decena y media de niños de distintas edades cercando el carro, todos pidiendo ser designados como "el cuidador del carro"; hicimos nuestra salida tan rápido como la de las celebridades, pero justamente a uno de los que ibamos en el carro se le ocurrió decirle a uno de los niñitos que "cualquiera cuide el auto" lo cual automáticamente designaba al muchacho "cuidador oficial". Al salir de la misa, fue lo mismo que la entrada, solo que ahora a mi desafortunado amigo le tocó un muchacho que iba detrás de él diciendo "usted me dijo que le cuidara el auto"... Mientras él buscaba la manera de deshacerce de su cuidador, los padres de Oswaldo estaban animádamente conversando con algunos de sus familiares/amigos.

Después de la merienda, decidimos tener un pequeño partido de hockey en la mini cancha de volley en la casa de mi amigo. Todo estaba en orden, hasta que, adivinen quién, decidió hacer un super tiro, y de muy pajer... digo, impreciso y torpe que puede llegar a ser, me propició un buen palazo de hockey en mi dedo pulgar. Los resultados fueron instantáneos: tenía "la" bola de hinchazón, estaba verde y, como imagino que normalmente ocurre cuando uno recibe un palazo de hockey en el pulgar, tenía un poco de sangre debajo de la piel. Afortunadamente, ningun hueso se rompió y me alivié bastante con algo de agua bien fría y hielo. Esa misma noche me dí cuenta del nivel que puede alcanzar la así denominada (disculpen el término, pero así es) diarrea verbal en algunas personas; no entiendo como lo hacen, pero pueden pasar horas y horas hablando estupideces (o en otras palabras, excremento, de ahí proviene lo de diarrea). En fin, no tengo muchas ganas de profundizar en ese tema, así que voy a seguir con mi relato.

Entonces, después de una relajada noche de sueños extraños y música nocturna, me levanté al siguiente día, desperté al "primo Adrián" (así lo conocemos al primo de Oswaldo) y encontramos a los otros muchachos nada más ni nada menos que viciados en el Game Cube. Por mi parte, no me parece realmente divertido levantarme para jugar Game Cube, así que con el primo Adrián abrimos la primera funda de globitos, los llenamos y practicamos un poco de puntería con los inocentes transeúntes y los no tan inocentes pasajeros de las camionetas, quienes iban incluso mejor armados que nosotros. Cuando llegaron los vecinos de Oswaldo, ellos comenzaron a atacarnos, así que era nuestro derecho contra atacar jajaja. No fue difícil subirnos sobre una pequeña baranda que había y así poder bombardear a nuestras vecinas con una puntería digna de algun premio o algo por el estilo. Para este momento, mis amigos que estaban viciados en el Game Cube ya habían salido de su trance y decidieron unirse a la globo-batalla.

Una vez que los padres de Oswaldo regresaron de hacer las compras para el almuerzo, fuimos a la playa con las body boards y así disfrutar un poco del clima perfecto que teníamos. Como antes dije, tanto a mí como al primo Adrián se nos habían quedado nuestro "calzado playero" (jajaja) y como nos íbamos a meter al mar, decidimos ir descalzos hasta la playa, lo cual no fue tan buena idea despues de todo. El asfalto estaba bien caliente, y la arena ni hablar; era como tener nuestros pies sobre una sartén inmensa y tratar de cruzarla. Afortunadamente contábamos con las tablas, sobre las cuales pausábamos cada cierto tiempo para que se enfriaran nuestros pies, y por supuesto, con uno que otro niño carnavalero que trataba de mojarnos y siempre acertaban a nuestros pies. Después de un quemante recorrido hasta la playa, nos divertimos bastante; hicimos lo que pudimos con las tablas, enterramos a un amigo (aunque nunca pudimos terminar por las olas), entre otras cosas. Desgraciadamente, ese día tampoco había "pan".

Para regresar fue el mismo sufrimiento, solo que esta vez una amable mujer nos sugirió usar las tablas como "camino" (colocando una adelante de la otra y así sucesivametne) , lo cual fue una magnífica idea y nos ahorró mucho sufrimiento, y además contamos con un cordial conductor que nos ahorró varias decenas de metros de martirio con la ayuda de su camioneta. Para cuando llegamos, me enteré que mis padres ya habían llegado, y después de un muy buen almuerzo (admiro a la madre de Oswaldo por sus habilidades para freir pescado y por su inmensa cortesía y amabilidad al recibirnos) regresamos a Guayaquil.

El viaje de vuelta no lo voy a relatar porque pasé la mayor parte del mismo dormido, excepto cuando compramos "coco helado", porque todos teníamos una sed tremenda. Al llegar a Guayaquil, desembarcamos mis cosas y luego fuimos a ver National Treasure, o "La leyenda del tesoro perdido"; la crítica la voy a escribir en mi siguiente post. ¡No se lo pierdan! Solo aquí, en "My Story" ^_^