My Story

domingo, febrero 27, 2005

Mr. Books abre en Guayaquil


...se que a casi todos esto les es irrelevante o incluso inútil, pero para mi tiene cierta importancia.
Aparte del hecho de que es una librería que me gusta bastante por su ambiente y lo amplia que es su variedad de libros (en el Mr.Books de Quito incluso encontré libros en alemán), este lugar me trae bastantes recuerdos e imágenes a mi mente; bastantes relatos de amores y engaños que me han contado ocurrieron ahí, e incluso yo deposité alguna que otra ilusión la primera vez que entré al local en la capital.

Era en esa época donde algunos de mis sueños seguían vivos y yo seguía con ciertas esperanzas sobre una persona a la cual estimaba, y creo que todavía estimo, bastante. Era una amiga a quien podría describir como otra escritora, o poeta, o romántica, o soñadora; era del tipo de persona que disfrutaba de la lectura, una gran fuente de inspiración y conocimiento, pero no por eso olvidaba que tenía una vida física, aquí, en este mundo y es gracias a esto que lograba sobresalir entre la multitud... de todos modos, nada nunca habría funcionado.

Ella mismo me lo dijo alguna vez cuando me contaba sobre su amarre quien se iría de intercambio a Europa: "Amor de lejos, amor de pendejos". Y de alguna manera, es verdad; después de todo, ella estaba en Quito y yo aquí en Guayaquil; a lo mucho nos veríamos unas tres veces al año y ni aún con la tecnología actual podríamos acercarnos más, pero de todos modos la estimo mucho y considero una persona genial y brillante.

Así han pasado los meses, y aparentemente yo ya pertenezco al olvido, pues no estamos más en contacto.

Resulta que esa primera vez que entré a Mr. Books en Quito (ya con algunos meses de estar con un pie en alguna laguna mental en la cabeza de ella), a pesar de todo lo ocurrido y las escasas probabilidades de que nos encontraramos en "La casa de las palabras", una parte de mi ansiaba bastante encontrarme con ese rostro familiar una vez más, preguntarle como le había ido y conversar sobre la vida, el colegio, el amor, etc. y luego despedirme con un "Hasta Pronto", pero lastimosamente esto no ocurrio; aquella vez que fui a Mr. Books, solo me compré un libro ("The Da Vinci Code", bastante interesante el libro), y bueno, esto le dio sentido a mi visita a la librería.

En fin, no quiero entrar en más detalles sobre ese momento tan extraño, porque si llego a inspirarme realmente, este post no se terminaría nunca XP... bueno, Mr. Books finalmente ha abierto su sucursal en Guayaquil; ahora también tendremos acceso a otra buena librería ^_^