My Story

domingo, abril 17, 2005

De vuelta a Clases!

Después de alrededor de tres meses de supuesta relajación y descanso, en los cuales no hacemos más que olvidar la materia que tanto intentaron los profesores meternos en la cabeza el año lectivo anterior, regresamos finalmente a clases. El lunes antepasado (4 de Enero) fue el tan esperado y temido día en el cual estaríamos de vuelta en aquél lugar donde pasaremos una parte inmensa de nuestro día durante los siguientes nueve meses.

Tras estrepitoso despertar y un casi interminable recorrido en bus, finalmente llegué al colegio, y lo primero que hice, fue dirigirme a mi nueva aula de clases e ir a buscar mis amigos. Mi aula, la número 94 o simplemente 11 Fima, junto a la de 11 y 12 Sociales, se encuentran en el lugar más apartado del colegio, desde donde tienes que hacer una caminata de uno o dos minutos antes de llegar a algún lugar interesante del plantel; tanto las aulas del resto de la secundaria, como el bar de secundaria, los laboratorios de Química y Física, la cancha de Fútbol, las aulas de informática y la biblioteca se encontraban relativamente lejos de nuestra aislada clase.

Luego de esperar algunos minutos mientras conversaba con mis amigos sobre las vacaciones, las especializaciones, etc. sonó el timbre que marcaba oficialmente el inicio de otro año lectivo. Poco a poco comenzaron a trasladarse los profesores dirigentes a sus respectivas clases; a 11 Fima nos tocó un profesor de física que recién vino el año pasado de Alemania como dirigente, lo cual es, desde mi punto de vista, no tan bueno. El año pasado, con él mismo como profesor de física, mi clase fue un relajo porque nadie cooperaba y el no conseguía controlar la clase.

Como de costumbre, el primer día de clases existe para nosotros algo que conocemos como "Acto Cívico", el cual normalmente consiste en varios discursos de varias personas del colegio, información importante, y en este tipo de ocasiones, la bienvenida al nuevo año lectivo (de verdad necesitamos una bienvenida??). Como nuestra clase está al lado del patio donde se celebran estas ceremonias, no hubo necesidad de guardar las mochilas en la clase.

El discurso de este año no presento mayores diferencias con los de siempre, excepto por la noticia de que íbamos a recibir una circular especificando como debía ser utilizado nuestro uniforme y las sanciones en caso de que no lo cumplamos. Después del Acto Cívico regresamos a nuestras clases y recibimos, aparte del horario y demás información incluida en el "Back to School - Combo", aquella temida circular. No pudieron ser más claros esta vez: no piercings, no cabello largo (para los hombres, obviamente), no camisetas fuera del pantalón o falda, no zapatos que no sean totalmente negros, no barbas ni bigotes o patillas...

Como era de esperarse, las nuevas disposiciones causaron reacciones de todo tipo; aun hasta ahora los estudiantes están pensando en alguna manera de modificarlo o conseguir más flexibilidad en el mismo.

Tanto el lunes como el martes fueron días bastante calmados; como para algunos, los profesores son nuevos, aquella semana fue, en general, para conocerlos y para escuchar la tradicional introducción sobre su forma de trabajo, etc. Pero como muchos dicen, y como yo creo también, el miércoles fue nuestro real "primer día de clases", pues fue recién al tercer día que tuvimos nuestras clases de matemáticas con la Miss Mestanza, o como yo diría, "la jefa de casa de los Fima".

Como talvez habré contado a algunos, tengo mi misma teoría en la cual relaciono cada una de las "casas" de Hogwarts con las especializaciones en mi colegio. De acuerdo con mi teoría, la especialización de Químico-Biólogo equivaldría a Slytherin, pues la opino que la química y "pociones" tienen mucho en común, y además el Jefe de Casa de Slytherin (Snape), tiene mucho en común con el profesor "jefe" de aquella especialización tomando en cuenta su punto de vista sobre los Gryffindore (Fima... ya verán por qué).

Siguiendo con mi teoría, los Ravenclaw serían los Sociales, pues mis compañeros tendrán que demostrar bastante habilidad (especialmente en los lenguajes) ahora que se implementa el BI (Bachillerato Internacional), lo cual lo conecta con los de la casa donde se valora bastante la inteligencia.

Así mismo los Hufflepuff vendrían a ser los IC (Informática Comercial) pues... um... no se, como que los que se han ido ahí entrarían como Hufflepuffs. Y Finalmente, los Físico Matemáticos somos los Griffindore. En primer lugar, porque para entrar a esta especialización en el Colegio Alemán de verdad tienes que ser valiente y tener agallas, porque con la cantidad de trabajo que he recibido, considero que es un suicidio. Además, nuestra "jefe de casa" tiene una personalidad que de alguna manera me recuerda a la Profesora McGonagall.

Regresando a mi "primer día de clases"... bueno, ese día fue nuestra iniciación en Fima. Esa doble hora de matemáticas fue para devolvernos los exámenes que dimos los aspirantes a Fima, para explicar la materia que veríamos este año, y para hacer un poco de repaso, aparte de explicar el método de trabajo, etc. Comenzamos con algunos ejercicios sobre potencias; realizamos algunos ejercicios en clase, y como postre, recibimos una hoja con 54 ejercicios (según los que los contaron) para el día siguiente!
Aquél día, me dormí bastante tarde, porque además del colegio, tengo clases de Francés de 19:00 hasta las 21:00 (vieron por qué sí es una hazaña??).

A pesar de todo, al día siguiente fueron pocos los que no realizaron el deber de matemáticas o no lo habían terminado. La mayoría paso toda la tarde y parte de la noche resolviéndolos, pero lo logramos. Esperemos que aquél diluvio no se vuelva a repetir (aunque no alcancé a ver ningún arco iris...)

Así transcurrió mi primera semana de clases; la segunda no estuvo mucho mejor, pues a partir de esta semana teníamos que quedarnos en el colegio hasta las 16:20 para recibir 3 horas más de clases (de ahí el término "décima" que nosotros utilizamos, porque normalmente son 7 horas de clase nomás). De acuerdo con nuestro nuevo horario, tendremos que quedarnos cuatro tardes a décima: dos de clases habituales, una de sólo matemáticas o taller mecánico y otra más de Labor Social.

Como verán ahora, no me queda mucho tiempo para realizar actividades extra (de hecho, tendré que dejar el entrenamiento de atletismo por este año), pero de todos modos, voy a extraer tiempo de mi horario para poder escribir en mi blog, pues resulta bastante relajante, y viene como anillo al dedo después de tanto trabajo. (jajaja)