My Story

miércoles, abril 20, 2005

Hasta que cayó Lucio...

Como todos seguramente nos habremos enterado, Lucio Gutierrez ha sido destituido de su cargo como Presidente del Ecuador. Después de varios días de manifestaciones, marchas y reclamos, la crisis política de nuestro país ha llegado a uno de sus puntos críticos. Hoy hemos visto cómo el pueblo ha hecho, de alguna manera, justicia, pues se ha conseguido que Lucio abandone su puesto por las acciones inapropiadas y anticonstitucionales que cometió durante su gobierno.

Desde hace ya varios días, en la ciudad capital la gente ha expresado masiva e intensivamente su malestar con el gobierno actual a traves de numerosas marchas, o también conocidas como "cacerolazos", debido a que nuestros compatriotas quiteños llevaban ollas y demás artículos para hacer bulla. Convocados por radio "La Luna" y posteriormente por iniciativa propia, los habitantes de Quito salieron repetidas veces a protestar contra el régimen y la prácticamente dictadura del ex-presidente Lucio Gutiérrez. Guayaquil, por su parte, también hizo conocer su descontento con el gobierno por medio de la Marcha Blanca realizada hace algunas semanas, y a través de la marcha realizada el lunes, convocada por el alcade de Guayaquil Jaime Nebot.

Pero, ¿En realidad tan malo era Lucio? Dejemos que los hechos hablen por sí solos: Comenzando por el hecho de que Lucio le pegaba a su mujer, no puede tomar una decisión importante sin corregirla poco después y trató de programar un feriado que duró 3 horas, podemos ver que nuestro ex-presidente no hizo mucho que pueda ser rescatable de su gobierno. Podría seguir numerando las, con todo respeto, tonterías (o "chispoteadas") que hizo durante su presidencia, pero ese no es el objetivo de mi post, y además sería un desperdicio de mi tiempo.

Hoy, los ecuatorianos hemo conseguido algo de justicia en este ambiente de confusión y caos que envuelve al país. Haciendo un breve resumen de los hechos de las últimas horas, voy a relatar de una manera breve cómo ocurrieron los hechos durante este gran giro político:

Durante las últimas noches, los ciudadanos de Quito han realizado marchas en distintos puntos de la ciudad para pedir la renuncia de Lucio Gutiérrez. Estas manifestaciones habían transcurrido de manera pacífica, es decir, sin enfrentamientos con policías o militares, hasta el día de ayer, cuando las manifestaciones fueron reprendidas con chorros de agua y bombas lacrimógenas, y por su parte, las fuerzas de la oposición emplearon bombas molotov y piedras para agredir a los elementos del orden público. El enfrentamiento entre la policía y los ciudadanos dejó más de medio centenar de heridos y dos muertos, uno de los cuales era un fotógrafo chileno realizando su trabajo periodístico durante las manifestaciones.

Aunque a lo largo de todas las propuestas hubieron pequeñas marchas de simpatizantes de Lucio, para la mañana de hoy estaba prevista la movilización de 150 buses con alrededor de 5000 personas que apoyan al gobierno hacia Quito. Esta gente, convocada o contratada y anunciada por Renán Borbúa y el Subsecretario de Bienestar Social, Bolívar Gonzales, cuya movilización fue aprobada por Lucio Gutiérrez, el primo de Borbúa. Se cree que la llegada de estos individuos, quienes se apostaron en las oficinas del Ministerio de Bienestar Social y en varias "contramarchas" está directamente relacionada con la violencia vivida durante las manifestaciones. Estas personas, que han llegao armadas, causaron la muerte de dos estudiantes, al disparar "a matar" desde las alturas del edificio del Ministerio de B.S. hacia los manifestantes en las calles. Así mismo, la televisión ha recojido más imágenes de estos delincuentes conectados con Bolívar Gonzáles con armas de fuego que disparan hacia los opositores. Hasta el momento, siguen en las calles de Quito, pues los buses que los trajeron se han retirado vacíos.

Posteriormente, los protestantes consiguieron entrar al edificio, el cual fue saqueado (hay imágenes de algunos vándalos destruyendo los vidrios del edificio, robando computadores e incendiando el edificio).

Cerca de las 12:40, Omar Quintana fue destituido de su cargo, y al rededor de las 13:30, las FF.AA. retiraron el apoyo al Gobierno dejando a Lucio sin más opción que huir. Horas antes, el Comandante de la Policía Nacional, Jorge Poveda, renunció a su cargo con el motivo de que no podía enfrentarse al pueblo, porque la Policía es para ayudar y proteger a la ciudadanía, no para atacarla.

Lucio Gutiérrez hizo su gran escape en helicóptero. Una unidad de las Fuerzas Armadas aterrizó brevemente en el techo del Palacio de Carondelet para recogerlo para "asegurarle una salida ilesa". Inmediatamente, los ciudadanos se tomaron el aeropuerto de Quito para evitar que escapara. En el instante en que el ex-presidente aterrizaba y pretendía abordar una avioneta destinada al comandante del ejército, los manifestantes irrumpieron en la pista aérea, impidiendo así que la avioneta pudiese despegar; el helicóptero emprendió vuelo nuevamente y se dirigió hacia el sur, hacia la base de la Balbina. Más opositores del gobierno llegaron al aeropuerto, y entraron con carros y con banderas a bloquear el despegue de aeronaves, para evitar que el expresidente fugase hacia el exterior. Algunas personas aprovecharon también, para recorrer en sus vehículos la pista de extremo a extremo, lo cual según reportan fue un momento de diversión y relajación. Los manifestantes no causaron mayores inconvenientes en el aeropuerto.

Una orden de aprehensión es emitida contra Lucio y los ex-presidentes que habían regresado al país, por lo que las fronteras fueron cerradas para impedir que escapasen nuevamente.

Como así lo dispone la constitución, el vicepresidente Alfredo Palacio fue nombrado Presidente. Este acto se realizó al norte de Quito, en el edificio de Ciespal, del cual ninguno de los políticos ni el mismo Presidente ha podido salir, pues se han congregado centenares de protestantes fuera del mismo exiguiendo que "Se vayan todos".

En estos momentos, el paradero de Lucio Gutiérrez es todavía desconocido, y se comenta una complicidad de las Fuerzas Armadas con el expresidente, pues hay ordenes de ponerlo bajo arresto vigentes que no se están cumpliendo.

En estos instantes estoy escuchando por la radio, que hay intentos de linchar al nuevo Presidente, que han atacados a varios diputados que han tratado de salir, que hay un tal coronel que está lanzando comentarios bastante fuertes y que este es un momento oscuro en la historia del Ecuador.

Esto es todo lo que puedo reportar en estos instantes; alrededor de las 21:15 voy a escribir otro comentario sobre estas revueltas y este derrocamiento que hemos visto hoy.

Antes de retirarme por ahora, me gustaría mencionar una frase que me pareció un poco extraña que mencionó Alfredo Palacio durante su primera rueda de prensa como Presidente a las 16:00:
"(...) periodista que muere por gases, vamos a investigar qué clase de gases fueron."