My Story

martes, noviembre 28, 2006

¡Llegó la hora de hacer un nuevo Ecuador!

Finalmente se ha elegido a quien será el Presidente del Ecuador por los próximos años (¡esperemos que ahora sí lleguemos a los cuatro!), y todos los ecuatorianos nos hemos llenado de expectativas sobre el nuevo gobierno.

Que si existirá el Congreso, que si firmará el TLC, que si mejorará la situación del país, estas son unas de las tantas preguntas que se hace el pueblo ecuatoriano en estos momentos, pues todos anhelamos que el Ecuador vea mejores días, sin embargo, parecemos haber olvidado algo muy importante: el Ecuador lo conformamos nosotros.

Somos Ecuador, cuando conducimos por las calles, caminamos por la ciudad o descansamos en la playa. Somos Ecuador cuando estamos en nuestros trabajos, cuando nos informamos sobre nuestras obligaciones y exigimos nuestros derechos. Somos Ecuador en todo momento y en todo lugar.

Entonces, para lograr los grandes cambios, debemos empezar por las pequeñas mejoras día a día. Después de todo, para que servirían los políticos y sus leyes, si el pueblo no las cumpliera; o qué tan dañino podría ser un mal líder, si su gente entiende el riesgo al que se enfrenta y lo detiene para escoger el camino más apropiado.

Por este motivo, debemos dejar de lado las que hubieran podido ser pretensiones personales, y buscar un objetivo común: el progreso del Ecuador. Brindemos nuestro apoyo ante ideas positivas y censuremos aquellas que puedan hacer daño a nuestro país; conozcamos y exijamos nuestros derechos, pero cumplamos también con nuestras obligaciones y sobre todo, comencemos con los primeros pasos hacia el cambio realizando aquellas mejoras a nuestra vida diaria, porque nuestras pequeñas grandes acciones llevarán adelante al Ecuador que somos.