My Story

domingo, septiembre 16, 2007

Lo que dejo atrás...

Ahora que estoy a una semana de irme a tierras lejanas, me he dado cuenta de que, hasta el día de ayer, no me había puesto a pensar en lo que me toca dejar atrás, y ahora que lo he hecho me comienzo a sentir un poco dividido. Rossy entenderá esto perfectamente; en momentos como este, cuando ya estoy con un pie en el otro continente, el otro no se quiere despegar tan fácilmente. Se pone un poco nostálgico y melancólico y eso que todavía siguen ahí... los dos.

Yo me considero una persona bastante abierta al cambio y creo que hasta estoy acostumbrado al constante ir y venir tanto mío como el de la gente que me rodea. He visto lugares cambiar, amigos irse y volver, y otros que sólo se han ido y hasta la fecha han escrito. "Eres como el viento" me dijo una vez una amiga.
Esta vez, sin embargo, no va ser un viaje de esos de un par de días, un intercambio de un mes, o un curso de algunos meses. Esta vez toca irme con la idea de que mi dirección domiciliaria va a cambiar completamente y que voy a poder entregarla a mis amigos porque aún con los retrasos de algún sistema inefectivo podré recibir correspondencia... aún si llega tarde por semanas o meses. Y aún cuando en mi cabeza me digo que fui hecho para esto, que sabía desde un principio que llegaría el momento de cojer mis cosas y prepararme para irme lejos, sé que esta vez va a ser difícil.

Y más ahora, después del tremendo sábado que pasé. -La parrillada de la cabina estuvo de lo mejor, habrá que repetirlo otra(s) vez(/ces) más cuando ande por acá. :D-

Es que después de lavar la parrilla con el gato por sugerencia de falcon, ver las obras de arte del kinder de la cabina (incluyendo al saltamontes producto de la biodiversidad); firmar la tarjeta de Rossy y luego escuchar su discurso; comprobar las habilidades culinarias del GRDF y el aliño del conejo; escuchar a KCH cantar en vivo y en directo; ver cómo sí hay gente que se toma la cervecita con los polvos del conejo; competir por el limón con el ñaño de Neo; ver a Dael en la cocina y a Clau demostrar que el peluche del conejo puede asistir a un concierto de rock...

*Pausa para tomar aire*

...después de conocer en persona a Xena y a Beatrix; de grabar videos caseros para Discovery Channel con el mono de Nita con ayuda de Trix; después de ser mordido y arañado (autores varios, pero creo que el crédito se lo debe llevar principalmente Trix y luego Bonny) y luego tener que sujetarme a la reja cual huelgista fuera de palacio de justicia para que terminen botando a Neo a la piscina (:D); después de las medias de cuadritos (perfectamente heterosexuales); después del McFlurry (que estuvo bueno); después del sábado; después de la cabina, pensar en que pronto me iré toma otro color y otro tono. Os extrañaré. A todos. A todo.

Estas serán unas de las tantas cosas especiales que estaré dejando atrás y echaré de menos y por las cuales regresaré.

Chicos y chicas, ¡Hasta la próxima!

(...y claro que me seguiré asomando por la cabina!)

Etiquetas: , ,