My Story

domingo, marzo 02, 2008

Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street

"There was a barber and his wife,
And she was beautiful.

A foolish barber and his wife.

She was his reason and his life,

And she was beautiful,

And she was virtuous,

And he was... naive."


En un intento de acabar con el recurrente aburrimiento vacacional, el jueves pasado fui a ver nada más ni nada menos que la nominada al oscar Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street, dirigida por Tim Burton y con Johnny Depp, Helena Bonham Carter, y Snape y Wormtail... digo, Alan Rickman y Timothy Spall.

La película es una adaptación para la pantalla grande del musical del mismo nombre escrito por Stephen Sondheim en 1979, que trata sobre Benjamin Barker (Depp), un hábil barbero de Londres, quien es acusado de un crimen que no ha cometido y enviado a una colonia penal por el juez Turpin (Rickman), quien además utiliza su poder para aprovecharse de la esposa de Barker, la cual luego toma arsénico para suicidarse, quedando así la hija del barbero Johanna (Jayne Wisener) en custodia del juez.

Después de 15 años de exilio, Barker escapa y regresa a Londres para consumar su venganza bajo la identidad de Sweeney Todd. A lo largo de la historia conocerá, entre otros personajes, a Anthony, un jóven marinero parte de la tripulación que lo rescató y que luego se enamora de Johanna y a la Sra. Lovett, una mujer con un decadente negocio de venta de tortas de carne en el local debajo de la antigua barbería de Todd, y quien le relata la suerte que corrieron su mujer y su hija después de su arresto.

¡ATENCIÓN, A CONTINUACIÓN DETALLES IMPORTANTES SOBRE LA TRAMA! (SI PLANEAN VER LA PELÍCULA, BAJEN RÁPIDAMENTE HASTA ENCONTRAR EL TEXTO EN MAYÚSCULAS)

Además, Todd se encuentra con el Signor Adolfo Pirelli (Sascha Baron Cohen), un barbero de aparente procedencia italiana quien se dedica a la venta de lociones para el cabello en el mercado local. Su asistente, Toby, un huérfano, se encarga de pregonar las bondades de la loción, y durante una de sus rutinas, Todd recibe una muestra del líquido y expone al resto del público que no es más que una mezcla de orina y otras hierbas. Ante esto, Pirelli sale a defender su producto y Todd lo reta a probar su habilidad dando una afeitada mejor y más rápido que la de él. Para validar la competencia, Todd llama a Beadle (Spall), asistente personal del Juez Turpin, a decidir sobre el resultado del evento.

Todd gana la competencia y consigue la atención de Beadle, quien luego llevará a Turpin al establecimiento del barbero. Antes de esto, Pirelli visita a Sweeney y le revela que no es sino uno de sus antiguos aprendices, y trata de chantajearlo para que le de una parte de sus ganancias a cambio de que no revele su verdadera identidad. Todd no acepta el trato y enfurecido, mata a Pirelli, volviéndose este su primera victima. Toby, quien aún no sabe de la muerte de su jefe, pasa a ser el asistente de Lovett y comienza a desarrollar gran afecto hacia ella.

Por su parte, Anthony es descubierto por Turpin tratando de establecer contacto con Johanna y lo intimida violentamente para que no se vuelva a acercar a ella. El juez incluso pretende casarse con Johanna para "protegerla" del mundo, pero ante el rechazo de ella, su asistente Beadle le sugiere ir a arreglar su aspecto donde el barbero.

Sweeney ve su venganza realizada en el momento que Turpin ingresa a su local y pide ser afeitado, pero su trabajo se ve interrumpido por Anthony, quien llega precipitadamente a pedirle que lo ayude a escapar con Johanna. El juez abandona rápidamente el establecimiento al ver que Anthony buscaba la complicidad de Todd, frustrándo su oportunidad perfecta para eliminar a Turpin.

Todd pretende desahogar su frustración con clientes inocentes. Ante esto, Lovett sugiere convertir a las siguientes víctimas en carne para sus pasteles (que hasta entonces habían sido de pésima calidad por la falta de carne fresca), y Todd accede, agregando un mecanismo a su silla para que los cadáveres de sus víctimas caigan al sótano de Lovett para ser procesados y transformados en relleno para los pasteles. El macabro plan funciona de maravilla, y el negocio de ambos Lovett prospera. Si en un principio ya se notaba que ella tenía afecto hacia Todd, a medida que se va desarrollando la historia, ella incluso expresa su intención de casarse con él.

Después de poco, Anthony regresa anunciando que ha descubierto que a Johanna la han metido en un sanatorio hasta que acepte casarse con Turpin, y pide nuevamente ayuda a Todd para ocultarla ahí hasta poder conseguir un barco e irse de la ciudad. Sweeney ve una nueva oportunidad en esto, acepta, y luego le escribe una carta al Juez contándole sobre el plan del joven marinero y ordena a Toby a llevarla.

Cuando el muchacho regresa, le cuenta a la señora Lovett, a quien ve casi como una figura maternal, que tiene sospechas sobre el barbero. Ella lo convence de lo contrario y lo encierra en el sótano para que muela más carne para los pasteles, y va a contarle a Todd sobre lo sucedido. Justo en ese momento llega Bamford a investigar las denuncias de malos olores provenientes de la chimenea del local. Todd lo convence de recibir una (mortal) afeitada, y momentos antes de que el cuerpo de Beadle caiga al sótano, Toby descubre un dedo en un pastel y una pila de restos humanos, y logra escapar antes de que Todd y Lovett llegaran al sótano a buscarlo.

Mientras esto ocurre, Anthony llega con Johanna a la barbería, y la deja ahí hasta encontrar su vía de escape. Instantes después llega una mujer mendiga al lugar y antes de ser vista, Johanna se esconde rápidamente. Todd llega al poco tiempo y la mujer parece reconocerlo, pero antes de que le pueda decir algo, se escucha al juez llegar, y Sweeney la mata con un solo corte y la envía por la escotilla al sótano.

En esta ocasión Todd sí consigue consumar su venganza, y al terminar casi mata a Johanna a quien no reconoció, pero cuando se disponía a darle una "afeitada", escucha a Lovett gritar en el sótano y decide bajar a investigar. Al entrar, se encuentra a Lovett preparándose a incinerar el cuerpo de la mendiga, pero a la luz de las llamas del horno, Todd consigue reconocer el rostro de su esposa, a quien él había creído muerta. Lovett habría entonces ocultado el hecho de que la mujer de Todd había sobrevivido el intento de suicidio, pero trató de convencer a Sweeney que lo hizo por amor a él. El barbero parece aceptar su disculpa, y los dos comienzan a bailar en el sótano, pero al acercarse al horno abierto, Sweeney arroja a Lovett a las llamas del horno y cierra la puerta. Luego se arrodilla ante el cadaver de su esposa, lamentando su muerte mientras silenciosamente Toby sale de las alcantarillas donde se había escondido, toma la navaja de Todd, y le corta el cuello.

La película termina con una toma de el barbero ya muerto, de rodillas con su esposa en sus brazos, y su sangre esparciéndose sobre el suelo del oscuro sótano. (una de mis escenas favoritas).

FIN DE LOS DETALLES DE LA TRAMA

Después de las casi dos horas que duró la película, del shock que vino con algunas escenas, y de las cantidades de sangre que fluyeron (que no habían sido tantas desde Kill Bill 2), debo decir que me fascinó la película. No soy un gran fanático de las películas del género musical, pero esta me ha encantado; la fotografía, el contraste en el color de algunas escenas, el vestuario, los peinados, el maquillaje, las canciones con su toque irónico, todo me ha gustado bastante.

En esta película vemos además como la violencia se vuelve estética con los asesinatos que va cometiendo el protagonista, y elementos como la silla mecánica que se inclina para arrojar a los cuerpos al sótano, las navajas que utiliza el barbero e incluso los copiosos chorros de sangre, se vuelven elegantes. Como un dato adicional que leí de alguna parte, para conseguir el color rojo brillante de la sangre, tuvieron que fabricarla con un líquido de color naranja, para que al insaturar el color para obtener el tono sombrío de la película, el rojo vivo se produzca.

Una de las cosas que uno no se puede sacar de la cabeza después de ver todas las películas de Harry Potter, es obviamente ver a Snape y a Wormtail cantando, con Alan Rickman dándole ese toque sombrío a este nuevo personaje que representa. Así mismo ha sido bastante chistoso ver a Sascha Baron Cohen (o a "Borat" como muchos lo recuerdan) encarnando al barbero italiano Adolfo Pirelli con sus pantalones apretados.

La combinación entre Burton y Depp ha sido nuevamente genial, (ya habíamos visto antes películas como Edward Scissorhands o Sleepy Hollow las cuales han sido geniales), y Helena Bonham Carter (Bellatrix Lestrange) para el papel de Mrs. Lovett ha sido excelente también.

Aquí un link a una lista con todas las canciones de la película. (Si voy a alguna fiesta de Halloween en este año, creo que ya se de qué iré disfrazado.)

En resumen ha sido una muy buena película, y sugiero a los que puedan (y a los que no les aterre demasiado la sangre), que la vean.

Etiquetas: ,